Los horribles terrores nocturnos

Actualizado: 22 de nov de 2019

Hoy os quiero hablar sobre unos episodios que hemos vivido en casa las ultimas semanas con una de mis peques: LOS TERRORES NOCTURNOS!


Mi niña tiene ya 6 años y con tan solo 2 añitos tuvo los primeros episodios.

Esto pasó al cabo de unos días, pero nuevamente se repiten 4 años más tarde con mayor intensidad.


¿Qué son los terrores nocturnos?

Son una etapa del sueño que se produce unas dos horas después de que el niño se duerma ya que se produce en la fase del sueño profundo.


La primera noche de terrores nocturnos, es bastante difícil porque te encuentras a tu hija sentada en la cama gritando con muchísima intensidad, (en nuestro caso repetía continuamente NOOO, NOOO, NOOO con muchísimo temor), además de eso, está muy acelerada (parece que que se le va a salir el corazón), empapada de sudor y lo peor es que la ves con la mirada fija en un punto de la habitación con los ojos tan abiertos que parece que está viendo algo que la va a matar.


Intentas tranquilizarla, pero no consigues nada, en esos momentos solamente puedes estar ahí cuidando que no se haga daño y a mi me gusta decirle palabras de consuelo como: ”tranquila, todo esta bien” “mamá está aquí” porque considero que al fin y al cabo el subconsciente lo escucha.


Es mejor no cogerles en brazos ni intentar despertarles (de hecho, aunque lo intentes, verás que no se despiertan) porque se pueden dar un susto tremendo.

Después de unos minutos (unas veces 2 o 3 y otras veces hasta 10), se tumba como si no ha pasado nada y se duerme.


Una vez que ha pasado no se acuerdan de nada, cosa que con las pesadillas sí que pueden acordarse.


En nuestro caso estos terrores nocturnos se han dado en días donde tiene más estrés ya que ha coincidido con controles del colegio y con bastante carga de deberes.


Después de dos semanas con estos episodios, decidí trabajar esos terrores con el método con el que hago terapias infantiles para casos de fobias, traumas y miedos, y sorprendentemente no ha vuelto a tenerlos, (excepto un día que tan solo se sentó en la cama con un grito y al momento volvió a tumbarse y a dormirse).


Realmente el método no se suele utiliza para este tipo de casos ya que los niños no son conscientes de ello, pero ya que los resultados en otros temas son tan buenos, tenía que probarlo y puede ser que haya sido casualidad (o no), pero el resultado ha sido sorprendentemente positivo!


Ahora esperemos que no vuelva a repetir porque realmente se pasa taan mal...


Os animo a que si alguien ha tenido alguna experiencia de este tipo, la comparta y quizás entre todos nos podamos apoyar y ayudarnos con estos casos.


Un abrazo CONEmocXIÓN




0 vistas

©  2019  PsicoAnaHdz 

C/ Miguel Iscar, Valladolid

Sígueme
  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now